Home » Educación Pastoral

Educación Pastoral

INTENCIÓN DE LA
SEMANA

En esta primera semana de Agosto, Jesús nos habla directo al corazón y nos interpela
para que nos abramos al don de la generosidad, para que no tengamos temor y
profesemos nuestra fe con plena confianza, ya que Él es verdaderamente el Hijo de
Dios vivo.
Su llamado es, a que dispongamos el corazón para que nos ilumine con su palabra y
podamos ver su gloria.

Sugerencias para
el coordinador

🌺Pedirle a los estudiantes que escriban la frase del día en una
hoja que puedan decorar y así tendrán un precioso regalo de la
semana.

🌺Para este momento de oración proponemos que haya una
pantalla con el altar, donde pueda haber una velita, la Biblia y/o
algún otro signo que ayude a propiciar un ambiente de oración,
como un rostro de Jesús, por ejemplo.

🌺Que un estudiante lea el texto bíblico correspondiente,
contactándolo(a) con anticipación para que tenga la lectura.

LUNES 02

“Denles de comer ustedes mismos”

Abramos nuestros ojos y nuestro corazón al nuevo día y a la nueva semana que Dios
nos ha concedido. Pidámosle la gracia de escuchar su voz, confiar en su amor y su
palabra, fuente que sacia todas nuestras necesidades.
Invocamos su divina presencia, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo
Amén

Lectura
San Mateo 14, 13-21

Reflexión

La palabra que Dios nos trasmite hoy habla de dar, de compasión, de milagro. Es
Jesús el dador por excelencia, quién se compadece de su pueblo y provee el pan
para toda esa multitud. Su actuar se enmarca en su enseñanza de alimentar al
hambriento y vestir al desnudo, su misión es tomar en sus manos, lo que sea que
traigamos a su presencia y transformarlo en abundancia.
Preguntémonos: ¿Qué cosas hemos puesto o quisiéramos poner en las manos de
Dios para que él las reparta y las multiplique?

Oración

Padre celestial, te pedimos que recibas y aceptes nuestras humildes ofrendas, que
multipliques nuestros dones y nos permitas probar el pan del cielo, que es tu palabra
y nos alimenta en Espíritu y en verdad.
Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén

Dar siempre dar hasta que se nos caigan los brazos de cansancio
Alberto Hurtado

SANTORAL: San Pedro Julián Eymard

MARTES 03

“Tranquilícense,soy Yo; no teman”

En este día en que Jesús nos dice “¡Ánimo, soy yo…!” pidámosle la gracia de confiar y
descansar en su amor, no sentir miedo y reconocerlo caminando hacia nosotros con
sus brazos abiertos y colmados de paz.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Lectura


San Mateo 14, 13-21

Reflexión

La palabra que Dios nos trasmite hoy habla de dar, de compasión, de milagro. Es
Jesús el dador por excelencia, quién se compadece de su pueblo y provee el pan
para toda esa multitud. Su actuar se enmarca en su enseñanza de alimentar al
hambriento y vestir al desnudo, su misión es tomar en sus manos, lo que sea que
traigamos a su presencia y transformarlo en abundancia.
Preguntémonos: ¿Qué cosas hemos puesto o quisiéramos poner en las manos de
Dios para que él las reparta y las multiplique?

Oración


Padre celestial, te pedimos que recibas y aceptes nuestras humildes ofrendas, que
multipliques nuestros dones y nos permitas probar el pan del cielo, que es tu palabra
y nos alimenta en Espíritu y en verdad.
Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén

Dar, siempre dar, hasta que se nos caigan los brazos de cansancio.“
— Alberto Hurtado

SANTORAL: San Pedro Julián Eymard

“Tranquilícense, soy Yo; no teman”


En este día en que Jesús nos dice “¡Ánimo, soy yo…!” pidámosle la gracia de confiar y
descansar en su amor, no sentir miedo y reconocerlo caminando hacia nosotros con
sus brazos abiertos y colmados de paz.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Lectura
San Mateo 14, 22-36

Reflexión

El relato del evangelio, es una muestra más del poder de Jesús y de su capacidad de
darnos confianza y seguridad. Pedro, en su impulsividad se lanza a su encuentro,
pero su fe decae a mitad del camino, aún no confía plenamente en la persona de
Jesús, sin embargo el maestro vuelve a extenderle su mano y lo salva de sus
inseguridades.
Nos preguntamos: ¿En qué momentos de nuestras vidas nos hemos sentido capaces
de confiar en Jesús, aún en medio de la tempestad? Al igual que Pedro, que se
hunde en las aguas porque su fe decae ¿Cómo hemos logrado nosotros volver a
confiar?

Oración

Te pedimos Señor, tomarnos fuerte de tu mano y sabernos a salvo en tu mirada. Que
siempre podamos ir a tu encuentro, aún en medio de las dificultades, con la confianza
de que nos sales al camino y nos devuelves la seguridad y la tranquilidad.
Por Jesucristo, tu hijo y nuestro salvador, Amén.
Concluyamos este momento de oración, cantando
https://www.youtube.com/watch?v=7nFcp_BHaEE Te Alabo/ Cristóbal Fones

Si quieres saber más, descarga el siguinte archivo ⬇️⬇️⬇️⬇️⬇️⬇️⬇️⬇️